futbol-emotion

Claudino: “La derrota fue dura, hay que sacarlo adelante”

El Fútbol Emotion Zaragoza viaja para visitar al Real Betis Futsal este fin de semana. Con la expedición ya en marcha, el objetivo principal de este partido que se disputa el sábado (13.00 horas, Centro Deportivo Amate) es recuperar las buenas sensaciones tras el resultado tan abultado del primer encuentro en el Siglo XXI, contra el Industrias Santa Coloma.

Ángel Claudino se estrenó precisamente el fin de semana pasado con el equipo. El argentino se siente “contento de estar en Zaragoza pero mal por la derrota”. “Fue muy dura, todo el equipo lo sintió así”, explicó el recién llegado que también aseguró que “lo único que queda es trabajar para el fin de semana sacarlo adelante”.

El rival que se les pone por delante es el Real Betis, que tampoco ha cuajado un buen inicio liguero. En tres partidos, ya que jugó el martes contra el Barça la cuarta jornada por adelantado, todavía no ha conseguido ganar. Comenzó empatando en casa contra ElPozo Murcia (4-4) y después ha acumulado dos derrotas a domicilio contra el Jaén Paraíso Interior y el Barça con resultados de 2-1 y 4-1, respectivamente. A pesar de esto, Claudino advirtió de que “todos los partidos de la liga van a ser duros, el del Betis también”. “Jugamos en su casa pero nosotros vamos a ir con la mentalidad de sacar los tres puntos, que es para lo que hemos trabajado”, aseguró el ala.

“Estos días que estuvimos entrenando hemos demostrado que estamos muy bien”, adelantó el jugador de David Marín, que se mostró confiado con el juego del equipo y aseveró que si hacen “el  trabajo bien” pueden traerse “tranquilamente los tres puntos”. Las claves de la victoria pasan por hacer “lo que venimos trabajando y confiar cada uno en nosotros”. Si hacen esto, reiteró el argentino, cree que tienen “muchas posibilidades de traernos los tres puntos”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más Información
Privacidad